Home » ha cambiado la Biblia

ha cambiado la Biblia

La crítica textual y la Biblia

En la era científica y moderna en la que tú y yo vivimos, nos preguntamos a cerca de las diversas creencias no científicas que tenían las generaciones anteriores. Este escepticismo se centra particularmente en las creencias religiosas en general y la Biblia en particular. 

Muchos de nosotros dudamos de la fiabilidad o confiabilidad de la Biblia. Esto se deriva de nuestra percepción de la Biblia. Después de todo, este libro fue escrito hace más de dos mil años. En ese momento no existía impresora, ni máquinas de fotocopia ni empresas editoriales. Así que, los manuscritos originales fueron copiados a mano, de generación en generación, a medida que desaparecían los idiomas y surgían otros. Asimismo, los imperios cambiaban y surgían otros poderes.

Dado que los manuscritos originales se han perdido desde hace mucho tiempo, ¿cómo sabemos que lo que leemos hoy en la Biblia es lo que los autores originales realmente escribieron hace mucho tiempo? Muchos niños suelen jugar un juego llamado “teléfono roto”, donde se sientan en un círculo y alguien susurra un mensaje al oído de la persona a su lado, y cada uno a su vez pasa este mensaje a la siguiente persona hasta que el mensaje ha dado la vuelta al círculo. Al final, la última persona que dice el mensaje en voz alta y los niños observan cómo el mensaje ha cambiado mucho desde su comienzo en el principio del círculo. ¿Puede compararse este juego a la Biblia que ha pasado a través del tiempo, de manera que lo que leemos hoy puede ser sustancialmente diferentes de los escritos originales?

Principios de la crítica textual

Etapas de un docuemento antiguo
Etapas de un docuemento antiguo

Naturalmente, lo mismo se puede preguntar de cualquier escritura antigua. Esta figura ilustra el proceso por el cual una escritura antigua se ha conservado con el tiempo. Este es un ejemplo de un documento antiguo, escrito en 500 a.C. (esta fecha solo se utiliza de ejemplo). Sin embargo, este documento original, no se conserva indefinidamente, por lo que antes de que se pierda o destruya, se debe hacer una copia de la escritura (Copia #1 MSS). El trabajo de copia se hacía a través de una clase profesional que eran llamados escribas. A medida que los años avanzaron, se hicieron copias de la primera copia (copia #2 y copia#3). En algún punto, una copia se conserva de modo que existe hoy en día (copia #3). En nuestro diagrama de ejemplo esta copia existente se realizó en 500 d.C. Esto significa que lo primero que podemos conocer del estado de este documento es sólo a partir de 500 d.C. en adelante. Por lo tanto, el período entre el 500 a.C. y 500 d.C. ( “X” en el diagrama) es el período en el que no se puede hacer verificaciones de la copia ya que todos los manuscritos de este período han desaparecido. 

Por ejemplo, si los errores de la copia (intencionales o no) se hicieron cuando la segunda copia fue hecha a partir de la primera copia, no seríamos capaces de detectar, ya que ninguno de estos documentos está disponible para comparar entre sí. Este período de tiempo antes del origen de las copias existentes (el período “X”) es por lo tanto el intervalo de ambigüedad textual. En consecuencia, el principio que podemos formular para ayudar a responder nuestra pregunta es: que cuanto más corto sea este intervalo “X”, tendremos más confianza en la preservación exacta del documento a nuestros días, ya que se reduce este período de incertidumbre.

Por supuesto, en la actualidad existe generalmente más de una copia manuscrita de un documento. Supongamos que tenemos dos copias manuscritas y en la misma sección de cada una de ellas encontramos la siguiente frase traducida:

El autor original había estado escribiendo sobre Joan o sobre Juan, y el otro de estos manuscritos contiene un error de copia. La pregunta es: ¿Cuál tiene el error?  Esto es muy difícil de determinar con las pruebas disponibles.

Ahora bien, supongamos que encontramos otras dos copias manuscritas de la misma obra, como en el siguiente diagrama:

Ahora es más fácil deducir cuál manuscrito probablemente tiene el error. Es más probable que el error haya ocurrido una vez, en lugar del mismo error repetido tres veces, lo más probable es que MSS # 2 tiene el error de copia y el autor estaba escribiendo sobre Joan y no de Juan.

Este sencillo ejemplo ilustra un segundo principio que podemos utilizar para verificar la integridad del manuscrito: Mientras que haya más manuscritos existentes disponibles, será más fácil de detectar y corregir errores, así como determinar el contenido del original.

De este modo, ahora tenemos dos indicadores que podemos utilizar para determinar la confiabilidad textual de la Biblia: 

1) Medir el tiempo entre la composición original y las copias de los manuscritos más antiguos existentes  

2) Contar el número de copias de los manuscritos existentes. Dado que estos indicadores se refieren a cualquier escritura antigua, podemos proceder a aplicarlos tanto a la Biblia, así como otras obras antiguas, como en la tabla siguiente (tomada de McDowell, J. 1979. P 42-48).

Manuscritos de la Biblia comparados con los de la literatura clásica grecorromana

AutorCuando fue escritoCopia más tempranaLapso detiempo#  de copias
César50 a.C.900 d.C.95010
Platón350 a.C.900 d.C.12507
Aristóteles*300 a.C.1100 d.C.14005
Tucídides400 a.C.900 d.C.13008
Herodoto400 a.C.900 d.C.13008
Sófocles400 a.C.1000 d.C.1400100
Tácito100 d.C.1100 d.C.100020
Plinio100 d.C.850 d.C.7507

* de cualquier trabajo

Estos escritores representan los principales escritores clásicos antiguos; los escritos que han dado forma al desarrollo de la civilización occidental. En promedio, 10 a 100 manuscritos que se conservan sólo unos 1000 años después de que el original fue escrito se han transmitido a nosotros. Desde un punto de vista científico estos datos pueden considerarse como nuestro control de experimento, ya que son datos comprendidos (escritores clásicos) que son aceptados y utilizados por los académicos y universidades de todo el mundo.

La siguiente tabla compara los escritos bíblicos (Nuevo Testamento en particular) a lo largo de estos mismos puntos de interés (tomado de Comfort, PW. 1992. p. 193). Esto se puede considerar como nuestros datos experimentales que se compararán con los datos de nuestro control, al igual que en cualquier investigación científica.

MSSCuando fue escritoPrimera copiaLapso de Tiempo
John   Rylan90 d.C.130 d.C.40 años
Bodmer   Papyrus90 d.C.150-200 d.C.110 años
Chester  Beatty60 d.C.*80 d.C.20 años
Codex   Vaticanus60-90 d.C.325 d.C.265 años
Codex   Sinaiticus60-90 d.C.350 d.C.290 años

* Fechado tradicionalmente en el año 200 d.C., pero la investigación más reciente da 80 d.C.

El número de manuscritos del Nuevo Testamento es tan vasto que es imposible mencionarlos todos en una tabla. Así afirma un escritor que pasó años estudiando esta cuestión:

“Tenemos más de 24.000 copias del MSS de porciones del Nuevo Testamento en existencia hoy en día… Ningún otro documento antiguo, ni siquiera se acerca a tales números y certificación. En comparación, la Ilíada de Homero es el segundo con 643 manuscritos que aún existen.”

McDowell, J. 1979, p. 40

Un líder académico del Museo Británico corrobora lo siguiente:

 “Los académicos están convencidos de que poseen sustancialmente el texto real de los principales escritores griegos y romanos… sin embargo, nuestro conocimiento de sus escritos depende de unos pocos manuscritos, mientras que los manuscritos del Nuevo Testamento se cuentan por miles”

Kenyon, FG, 1941, p.23

Y un número significativo de estos manuscritos son muy antiguos. Tengo un libro sobre los primeros documentos del Nuevo Testamento. La introducción comienza así,

“Este libro proporciona 69 transcripciones de los primeros manuscritos del Nuevo Testamento… fechado desde principios del siglo segundo hasta el comienzo del siglo cuarto (100-300 d.C.)… conteniendo aproximadamente 2/3 del texto del Nuevo Testamento.”

Comfort, P., 2001, p. 17

El emperador Constantino y la fiabilidad de la Biblia

Esto es significativo ya que estos manuscritos vienen antes del emperor romano Constantino (325 DC) y antes deEsto es significativo ya que estos manuscritos vienen antes del emperador romano Constantino (alrededor del año 325 d.C.) y antes de la llegada del poder de la Iglesia católica, los cuales son frecuentemente acusados de alterar el texto bíblico. Si ese es el caso, podremos comprobar mediante las comparaciones de las alteraciones de los primeros textos (ya que lo tenemos) con los que vinieron después. Pero cuando hacemos la comparación, encontramos que son los mismos. El mensaje de los textos de 200 d.C. es el mismo al de 1200 d.C. Ni la Iglesia Católica ni Constantino habían cambiado la Biblia. Esto nos es una afirmación religiosa, pero está basada exclusivamente en datos científicos. La figura siguiente muestra el linaje de los manuscritos de los que se basa el Nuevo Testamento en la Biblia.

Implicaciones de la crítica textual de la Biblia

Entonces, ¿qué podemos concluir de esto? Ciertamente, al menos en lo que se puede medir objetivamente (número de MS existentes y períodos de tiempo entre el original y el primer MS existente), el Nuevo Testamento se verifica en un grado mucho más alto que cualquier otro trabajo clásico. El veredicto al que nos lleva la evidencia se resumido mejor en la siguiente cita:

“Ser escéptico del texto resultante del Nuevo Testamento es dejar que toda la antigüedad clásica quede en la oscuridad, ya que ningún otro documento del período antiguo está tan documentado bibliográficamente como el Nuevo Testamento.”

Montgomery, 1971, p. 29

En otras palabras, para ser coherentes, si decidimos dudar de la fiabilidad de la preservación de la Biblia, bien podemos descartar todo lo que sabemos sobre la historia clásica en general, y ningún historiador experto ha hecho esto jamás. Sabemos que los textos bíblicos no han sido alterados como se cree, antes de estos eventos, lenguas e imperios han surgido y desaparecido desde los primeros MS existentes. Por ejemplo, sabemos que ningún monje medieval excesivamente entusiasta añadió los milagros de Jesús en el relato bíblico, ya que tenemos manuscritos que son anteriores a los monjes medievales y todos estos manuscritos pre-fechados también contienen los relatos milagrosos de Jesús.

Pero, ¿qué pasa con la traducción de la Biblia?

Pero, ¿qué pasa con los errores involucrados en la traducción y el hecho de que hoy en día existen tantas versiones diferentes de la Biblia? ¿No muestra esto que es imposible determinar con precisión qué escribieron realmente los autores originales?

Primero debemos aclarar un concepto erróneo común. Mucha gente piensa que la Biblia de hoy ha pasado por una serie de pasos de traducción, con cada idioma traducido de un idioma anterior, algo como esto: griego -> latín -> inglés medieval -> inglés de Shakespeare -> inglés moderno -> todo moderno. Idiomas. De hecho, las Biblias en todos los idiomas se traducen directamente del idioma original. Para la traducción del Nuevo Testamento se ve así: griego -> idioma moderno, y para el Antiguo Testamento se ve así: hebreo -> idioma moderno. Los textos básicos en griego y hebreo son estándar.

Por lo tanto, las diferencias en las versiones bíblicas provienen de cómo los lingüistas eligen traducir las expresiones al idioma de destino.

Debido a la vasta literatura clásica que fue escrita en griego (el idioma original del Nuevo Testamento), ha sido posible traducir con precisión los pensamientos y palabras originales de los autores originales. De hecho, las diferentes versiones modernas dan fe de ello. Por ejemplo, lea Romanos 6:23 versículo bien conocido en las versiones más comunes, y observe la ligera variación en cómo está escrito el versículo, pero la consistencia en la idea y el significado:

“Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna, por medio de Cristo Jesús, nuestro Señor.”

Almeida Revista e Corrigida 2009

“Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es la vida eterna, que tenemos en unión con Cristo Jesús, nuestro Señor.”

Nueva traducción en el idioma actual 2000

“Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor.”

Nueva versión transformadora

En resumen, ni el tiempo ni la traducción han corrompido las ideas y pensamientos expresados en los manuscritos originales bíblicos que se han perdido. Podemos saber que la Biblia de hoy se lee con precisión lo que los autores escribieron en aquel entonces. Por tanto, la Biblia es textualmente confiable.

Es importante darse cuenta de lo que este pequeño estudio hace y no hace. Esto no prueba que la Biblia es necesariamente la Palabra de Dios, ni siquiera que es cierto. (Al menos desde la evidencia presentada aquí), pero se puede decir que a pesar de las ideas originales de los autores bíblicos han sido correctamente transmitido a nosotros, para empezar hoy en día eso no prueba o indica que estas ideas más originales son correctas (o incluso que son de Dios). Es cierto lo suficiente. Pero la comprensión de la fiabilidad textual de la Biblia ofrece un punto de inicio desde el que se puede empezar seriamente a investigar la Biblia para ver si algunas de estas preguntas también pueden ser contestadas, y llegar a ser informados de cuál es su mensaje. La Biblia afirma que su mensaje es una bendición de Dios. ¿Qué pasa si hay una posibilidad de que esto sea cierto? Tómese el tiempo para conocer algunos de los acontecimientos importantes de la Biblia que explico aquí en este sitio web. Te sorprenderías.

Referencias

McDowell, J. (1979). Evidencia que exige un veredicto. p. 40, 42-48

Comfort, P.W. (1992). El Origen de la Biblia. p. 193

Kenyon, F.G. (Ex director del Museo Británico) (1941). Nuestra Biblia y los Manuscritos Antiguos. p.23

Comfort, P.W. (2001). «El texto de los primeros manuscritos del Nuevo Testamento Griego». p. 17. 

Montgomery, (1971). La Historia y el cristianismo. p.29